Nuevo adelanto de su segundo larga duración, Calle para siempre, que verá la luz este noviembre. El flamante LP llega tras la calurosa acogida de su trabajo debut, Embajadores, y que convirtió a Camellos en una de las sensaciones más adictivas de nuestra escena independiente.

Mientras esperamos a la publicación de su esperado segundo disco Camellos nos van regalando, poco a poco y con cuentagotas, las perlas que conformarán Calle para siempre. Primero pudimos hincarle el diente a Arroz con cosas, el primer single, y ahora nos invitan a pasar una «Pesadilla en el hotel», el segundo adelanto que estará disponible desde el viernes 4 de octubre en plataformas digitales.

El videoclip, una pieza de Miradchavales dirigida y creada al alimón por J. Castellanos y Pedro Moral, y editada por Max Verstreppen, narra en imágenes una anécdota muy personal de la banda de lo más estival.

Es la propia banda la que nos da más detalles sobre su particular “Pesadilla en el hotel”, confesando sin tapujos que está basada en hechos reales:

«Es un tema compuesto a raíz de una serie de experiencias vividas en el verano de 2018 en Benidorm. Es subjetividad pura. Una historia puesta encima de la mesa junto a otra versión de la misma, que a la vez es descartada. Tras una actuación muy veraniega en la piscina de un hotel, el calor, la excitación del momento y otros elementos se apoderaron de nosotros mismos, sacando un poco a la luz ese espíritu de ROCK STAR que llevamos dentro, donde figuras musicalmente de referencia de todas nuestras vidas habían sido protagonistas de grandes desastres materiales».

«Sin embargo», continúa su relato la banda, «Camellos no somos ROCK STARS, y como tal, el torbellino de destrucción se quedó en algún que otro objeto arrojado por las ventanas y una habitación desordenada.

La mañana que dejamos el hotel, comentamos lo ocurrido en recepción con la intención de AYUDAR a recogerlo todo, pero no fue posible. Nuestra sorpresa fue cuando David, nuestro manager, nos informó de que le habían escrito o llamado QUEJÁNDOSE de nuestro comportamiento y de cómo había quedado todo a nuestro paso por sus instalaciones. Cuando nos sentamos a contrastar hechos, si bien es cierto que no se nos podía otorgar el premio Nobel de la paz, el tono y las afirmaciones que le contaron a David parecían salidas de un parte de guerra. Así que con la coña producida a raíz de todo esto nació esta canción con la intención de inmortalizar todo lo que pudo ser y no fue aquella noche loca en la habitación 502″.

Y como no hay dos sin tres: «Este verano, con motivo de nuestra actuación en el Low Festival, volvimos al mismo hotel con la intención de recrear en este videoclip lo que recordábamos de aquella jornada. Además supone el segundo adelanto de nuestro segundo álbum, que publicaremos este noviembre y que estamos deseando compartir».

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *